Thursday, 4 May 2017

Alejandro Pacello Trio 2002


01.Cai fora mau Flua
02.Las aventuras de Fiticus
03.El llamador de ángeles
04.El Brujo (A la memoria de mi viejo)
05.Cancion para una Princesa
06.Estela
07.Gato Malandro
08.Rajando
09.Laura
10.Candombe en la Nebulosa del Cangrejo
11.Todo bajo Control.

Alejandro Pacello - Guitarras española y eléctrica
Alvaro Pacello - Bajo fretless de 6 cuerdas
Martín Cruz - Bateria, percusión en 1 y tambor chico en 11.

Musicos invitados

Popo Romano: Contrabajo en 8
Javier Perez: Tambor repique en 11
Andres Lijtmaer: Tambor piano en 11
Martin Giorgieff: Tambor piano en 11.

Tuesday, 25 April 2017

Alfredo Zitarrosa - Recital En Argentinisima (Canal 11) 1983


01.Presentación Julio Marbiz
02.El Violin de Becho
03.Pa´l que se va
04.Milonga para una niña
05.Gato del Perro
06.Stefanie
07.Nene Patudo
08.Coplas al Compadre Juan Miguel
09.Zamba por vos
10.Guitarrero Viejo
11.A josé Artigas
12.Adagio en mi país.

Sunday, 23 April 2017

Alfredo Zitarrosa - Ultima Presentacion en Vivo Club Oeste de Buenos Aires 1988


01 - Melodía larga
02 - Baila la maga
03 - Nene patudo
04 - Presentación
05 - Milonga por Beethoven
06 - P'al que se va
07 - Canto de nadie
08 - El violín de Becho
09 - Gato del perro
10 - Doña Soledad
11  -Ya basta
12 - Coplas al compadre Juan Miguel
13 - Stefanie
14 - Vaya con la diferencia
15 - No se puede
16 - La vuelta de Obligado
17 - Viene, viene
18 - María Pilar (con Teresa Parodi)
19 - Palabras de despedida
20 - Coplas de baguala.

Una nota inédita para Uruguay de Enrique Estrázulas (*) 

Zitarrosa, la milonga no se detiene

Con motivo del décimo aniversario de la muerte de Alfredo Zitarrosa, el escritor y embajador uruguayo en Cuba, Enrique Estrázulas, envió a Noticias, desde La Habana, una nota inédita para nuestro país, publicada en el diario La Nación de Buenos Aires el 16 de mayo de 1997. «El pretexto fue un homenaje que artistas de ambas orillas le tributaron en la capital argentina con motivo de su última actuación en este país... pero lo escrito sirvió para confirmar, una vez más, el cariño y la admiración que nuestro gran Alfredo ha ganado a lo largo y lo ancho de América Latina. Un cariño que no cesa a pesar de largos diez años sin su voz», explicó Estrázulas.

por Enrique Estrázulas


  El 28 de octubre de 1988, Alfredo Zitarrosa daba un recital en el club Oeste (de Buenos Aires). Sería la despedida del cantautor uruguayo sobre un escenario argentino. La muerte lo atraparía con la guardia baja, en su «paisito», la madrugada del 17 de enero de 1989. Quedarían sus canciones y una vida cifrada en la milonga, como memoria colectiva de una América Latina aquejada por los mismos males...
...Cualquier pibe del rock uruguayo sabe quién es Zitarrosa. Se construyó una leyenda alrededor suyo y con el tiempo su figura se agigantó en la memoria del pueblo. Es el momento en que empiezan a decirse muchas cosas sobre su personalidad que no son ciertas y otras que el tiempo se encarga de magnificar. «El Flaco se convirtió en una leyenda», sostiene Manuel Capella, integrante del círculo íntimo del cantante que solía reunirse en el bar El Lobizón, donde pasaba las tardes hablando de sus obsesiones.

En Uruguay, los discos de Zitarrosa se ubican en los rankings de ventas y no hay radio de pueblo que no incluya diariamente uno de sus temas en la programación. Es que «el Flaco» es un punto de inflexión en nuestra música.

Dignificó la tarea del cantante, que hasta ese momento tiraba la manga. Tuvo el mejor gusto y las mejores guitarras del país llamadas «Las cuerdas de oro». Inventó una manera de cantar la milonga, con ese tono grave inconfundible, rompió con la canción campera y consiguió un lenguaje más actual -como es el caso de Jaime Roos ahora. Hasta fue uno de los primeros en hacer recitales en teatros. 

«Transformó definitivamente la música uruguaya», dice José «El Sabalero» Carbajal, un referente de la música popular uruguaya que le dedicó un relato en su último disco Cuentamusa. Para Pablo Estramín, uno de los cantautores con buen predicamento entre los orientales, «mi recuerdo de Zitarrosa pasa por un compromiso que asumí desde su muerte: grabar un tema de Alfredo en cada uno de mis discos. Es el mejor homenaje que le puedo hacer. A nivel oficial no es recordado, te diría que es ignorado, y por eso se hace necesario que su obra se siga difundiendo en las generaciones, porque a través de su canto defendió nuestra identidad cultural».

Doña Soledad, Adagio a mi país, Muchacha campesina, El violín de Becho, Zamba por vos, Pa'l que se va, Candombe del olvido, Milonga más triste y Qué pena, lograron sobrevivir a las prohibiciones, a la muerte de su portavoz y al olvido por la vitalidad de los textos.

  «Hay una cosa que nunca se terminó de destacar de Zitarrosa, más allá de su ética y cualidades de cantor, y fue su poesía. Escribía de forma admirable. Era un creador total. Igual que los grandes poetas, Yupanqui y Violeta Parra, tuvo la virtud de retratar al hombre cotidiano y sus tribulaciones. Por eso, sus canciones son memoria viva», explica Washington Benavides, el músico al que Zitarrosa le grabó una veintena de temas, entre los que se encuentra la emblemática Defensa del cantor.
La extensa discografía de Zitarrosa, compuesta por más de 20 álbumes, rubrican las palabras de Benavides. Esa sustanciosa obra revela las más diversas facetas musicales y poéticas de un artista que respondió a la idiosincrasia y la imagen viva del Río de la Plata. También revela «a un músico comprometido y solidario con su pueblo. Con una coherencia artística y humana que dejó de lado toda gloria personal para luchar por las libertades del hombre. Es una de esas personas a la cual uno extraña», reconoce Víctor Heredia, que fue compañero de exilio del músico uruguayo.

En Montevideo, los amigos de largas noches de insomnio remueven los resortes de la memoria, y evocan al otro Zitarrosa, el de la intimidad. Los recuerdos pintan a un hombre «coherente hasta en sus contradicciones, de una sencillez increíble, con un humor muy fino, contrario a ese hombre huraño que todos conocían y absolutamente imprevisible». 

«Una vez, por el '87, se le dio por querer estudiar guitarra. Apareció muy temprano en mi casa, con un cuadernito de música. Lo convencí de que no le podía enseñar nada. Así que terminamos comiéndonos un asado», recuerda Numa Moraes, que participó de la obra póstuma Sobre pájaros y almas, editada en 1988.

Recuerdos de un grande 

Eduardo Larbanois, que junto a Mario Carrero forman una dupla que lleva 18 años en el canto uruguayo, dice: «Lo conocí cuando vino a Tacuarembó en el 72 a pedirme autorización para grabar un tema mío, en una época que nadie tenía esa consideración. De ahí en más creció una admiración mutua y una amistad que cultivamos hasta que murió. 

Era una persona que no se preocupaba por parecer simpático, porque tenía una profunda timidez. Tampoco, jamás, iba a permitir que se hablara mal de un colega en su ausencia, tenía un respeto enorme por todos los músicos, los viejos y los nuevos. Para nosotros fue un maestro entrañable».

La mayoría prefiere ubicar a Zitarrosa lejos del bronce. Los que lo conocieron bien se alejan del mito que fabricó su muerte. Y recuerdan al hombre solidario, al jugador de truco kamikaze, al compañero de copas, al músico que escribía canciones memorables con tres tonos, al fumador de 60 cigarrillos por día, al hincha fanático de Peñarol, al militante del Frente Amplio siempre dispuesto a tocar en cuanto acto político requiriera de su presencia, y otras tantas imágenes, que se confunden con el humo de un cigarrillo que esconde su imagen sombría, casi marrón, como el Río de La Plata.

Una voz única entre ambas orillas

Aquella voz no se parecía a ninguna otra. Tenía un color crepuscular, una profundidad extraña para entonar y colocar las palabras más simples y las más complejas. Cuando el cantor era muy joven y, paralelamente, el mejor locutor de radio en Uruguay, por su físico menudo, su aspecto aniñado y ese torrente oral, lo bautizaron como «voz de otro». Ese bautismo ocurrió en Salta, en una rueda de fogón. 

Su voz era la más nítidamente oriental de cantor criollo que haya nacido en la otra orilla del río. Por eso es entrañable a los argentinos. Era como un pedazo de terrón que suscitaba admiración en las dos patrias. Más tarde fue universal dando razón al proverbio griego: «Canta como tu propio árbol, tendrás toda la tierra».

Las voces únicas suelen tener miles de imitadores. Zitarrosa no escapó a esa legión de actores que pretenden ser otra persona logrando solamente aproximaciones. Tal como su madre tierra que fue la Banda Oriental, el Perú de su debut, España y México, la República Argentina lo consideraron un hijo legítimo, el autor de las palabras cantadas que tantos pueblos querían oír, la fuerza singular que genera el talento cuando ese misterioso don, al decir de Osiris Rodríguez Castillos, explica con elocuencia un axioma: «Yo no canto por la fama».

Su seriedad, su sobriedad para vestir de oscuro y cantar a la antigua con tres o cuatro guitarras de apoyo, era recibida como tal por las multitudes. No tanto por los amigos. Siempre quiso ser mayor de lo que era y dar buenos consejos. Cuando regresó del exilio y actuó en el estadio Obras de Buenos Aires, días antes de cruzar el Plata hacia Montevideo, me dijo que tenía 50 años cuando en realidad había cumplido 47. Yo simplemente me llenaba de cariño y de cierta hilaridad paralela. Porque Alfredo, visto a cualquier distancia, parecía mucho menor que yo.

A ese aspecto aniñado le agregaba la cultura natural de los uruguayos y algo más: sabía de ciencia, de poesía, de flamenco, de las propiedades del ajo, de los misterios del color, de estilística, de metafísica, de motor a explosión, de Rilke, y de Saint John Perse, de César Vallejo, Octavio Paz, de poetas tan desconocidos como Basso Maglio y un señor Ipata que citaba sin cesar. Citaba otros varios genios anónimos que abrían interrogantes y silencios.

Alfredo Zitarrosa era tan anárquico con el dinero que casi siempre pedía el doble de lo que le ofrecían. «Porque, simplemente, no me gusta cantar». Recibido el pago, al poco tiempo, ya no tenía nada. 

Invitaba a todo el mundo, le prestaba a todos los amigos y a los que no eran tales. Así era el artista: generoso y despojado. Necesitaba, para crear, la soledad absoluta. En otros momentos era un amante del aturdimiento: llenaba su casa de gente que tenía que ver y no tenía nada que ver con la música o las palabras. Le gustaban los boliches amarillos, típicos de Montevideo, «porque los boliches tienen un misterio o varios misterios», decía. Tomaba caña o whisky, pero nunca abandonaba el color amarillo...

El éxito no le fue esquivo. Tampoco el dolor, el insondable dolor de los talentos. «Hay algo que subyace en mí y que me pregunta: ¿por qué nací yo y no otro?», me solía confesar. Gozaba con el billar, el mate, los asados y, fundamentalmente, con la milonga oriental, más florida que la surera. Creo que fue el mejor cantor que dio el Plata. 

La última vez que hablé con él, le sugerí que grabara una larga selección de milongas. Me respondió: «Es posible que sea lo último que haga en mi vida. Porque pronto me voy a dormir». No las grabó. Yo viajé a Roma y un amigo me llamó desde Montevideo, con la noticia final, el 17 de enero de 1989.

Un paisano argentino, de Chivilcoy, hablando de Zitarrosa y de Yupanqui, me dijo pensativo hace unos días: «De esos viejos ya no vienen más...».?

(*) Poeta, novelista, ex agregado cultural de Uruguay en Buenos Aires, actual embajador uruguayo en La Habana y autor del libro sobre Alfredo Zitarrosa, Cantar en uruguayo, y del reciente Borges y Perón: entrevista secreta.

Inédito en Uruguay, el artículo que Estrázulas brindó a Noticias fue publicado en La Nación de Buenos Aires el viernes 16 de mayo de 1997.

Saturday, 22 April 2017

Alfredo Zitarrosa - Zitarrosa/4 1969


01.El violín de Becho. Milonga.*
02.Canción para un niño.**
03.Mi caballo perdido. Gato.**
04.Esquila. Milonga canción.***
05.El poncho. Estilo.
06.No se puede. Polca.
07.El retobao. Milongón.
08.La unitaria. Zamba.

*   Acompañado por sus guitarristas y la Orquesta de cuerdas dirigida por Carlos García.
**  Acompañado por Nelson Olivera y Gualberto López
*** Solo.
Acompañado por Nelson Olivera, Gualberto López, Ciro Pérez y Santiago Moreira.
(Dos guitarras, guitarrón y contrabajo)

Sunday, 16 April 2017

Jorge Lazaroff - Exitos de Nunca - Antologia 2007


01.Baile de más caras
02.Albañil
03.El afilador
04.Jugando a las escondidas
05.Darle de vuelta
06.Los que iban cantando
07.Bares
08.La cuerda - faltan gatos
09.Hoy sopa hoy
10.Ríos
11.Común aroma del lugar
12.Ley de probabilidades
13.Chichita del Iguazú
14.El ojo
15.El corso
16.De generaciones
17.El rengo Zamora
18.Una guitarra en la noche
19.De bien adentro.

Thursday, 13 April 2017

Historicas Bandas Uruguayas del 60-70



01.Sociedad Anónima - Mi Tristeza
02.Sociedad Anonima - Ayudame a encontrarla
03.El Kinto - Don Pascual
04.El Kinto - Ni me puedes ver
05.Dino - Cuando la viejulina y yo tengamos 70
06.Dino - Candombe IV
07.Herrera - El Candombe
08.Urbano - Miremonos un poco más de frente
09.03 - El Pua
10.03 - No Quiero irme
11.03 - Vuelve Niña
12.03 - Pasa el tiempo
13.03 - Tengo mucho miedo
14.Totem - Mi Pueblo
15.Ovni 87 - Siento
16.Ovni 87 - No tengo valor
17.Ceibo - Amigos de mi Sangre
18.Ceibo - Mira bien
19.Los Demons - Realidad
20.Los Demons - Ciudad Vieja
21.Los Delfines - Amigos todo sigue igual
22.Genesis - Cancion de un tiempo
23.The Killers - Good bye
24.Dias de Blues - Amasijando los blues
25.Opus Alfa - Blues De Mi Ciudad
26.Dias de Blues - Estan desubicados
27.Opus Alfa - Miel Y Humo
28.Dias de Blues - Esto es nuestro
29.Jesus Figueroa - Gitana
30.Opus Alfa - Calma De Un Dia
31.The Killers - Superstar
32.The Killers - White room
33.Jesus Figueroa - Las sombras.

Monday, 10 April 2017

Coleccion 30 años de Musica - Vol.07 Totem III 1973


01.Nena
02.Toda America
03.A Victoria y Federico
04.Hola hermano
05.Gongueiro
06.Corrupcion
07.El hombre feliz
08.Caspita
09.Mi pueblo
10.Orejas.

Eduardo Useta (guitarra y voz)
Enrique Rey (guitarra y voz)
Mario “Chichito” Cabral (percusión)
Roberto Giordano (bajo)
Santiago Ameijenda (batería)
Tomás “Chocho” Paolini (saxo).

Totem (1971) 
Descarga (1972) 
Totem III (1973)

La fusión de rock, jazz y candombe da como resultado un inquietante estilo que algunos parangonan con el de Santana, aunque el parecido estaría solo en el hecho de que ambas bandas recurren a ritmos afroamericanos. Sin embargo en algunos temas no puede negarse una cierta aproximación. Los músicos provienen de diferentes corrientes, pero la mayoría han tenido su escuela en el jazz. Editan el primer álbum en el 71. En sus letras pueden describir las características del pueblo uruguayo ("Dedos") o expresar la "protesta" ("Biafra"). En estos temas Rada se destaca como un excelente cantante. El segundo disco, del 72, conserva estas características, pero presenta una discreta pero mayor inclinación al jazz y recurren a pasajes instrumentales más prolongados. Estos dos discos están editados en un solo CD. En 1973 editan otro álbum sin Legarde ni Rada. Tótem III, a pesar de las bajas es un excelente álbum con un presente aunque menor aporte de los ritmos de candombe, más inmerso en el contexto de la fusión jazz rock conservando una impresionante fuerza y riqueza melódica. Se encuentra reeditado en la colección "30 años de Música Uruguaya". Es recomendable como toda la obra de esta excelente banda.

Eduardo Edu Tancredi & Bandon 33 – Outgoing Dreams 2002



01.Tanbaiango
02.Jopo Ropo Ropo
03.Levitating Soul
04.Ongoing Dreams
05.Moon Over 33
06.Loud Pictures
07.Basilio Arauja
08.Mazamorrera
09.Sofra
10.Mirame a los Ojos.

Edu Tancredi (p),Russ Hill (tp),Rene Gonzalez (TP),Miguel Zenon (as),Nestor Toro (as),Luis Rodriguez (as),Dino Govini (ts), Gerry Bergonzi (ts),Jeff Galindo (tb),Luis Leon (tb),Fernando Huergo (b),Alvaro Benavides (b),Antonio Sanchez (d).

Edu Tancredi y Bandoneó 33 
cuentan con una amplia panorámica de originales latinos Jazz, pianista, compositor y director de orquesta Eduardo "Edu" Tancredi presenta un nuevo álbum fascinante por su liberación de debut Fresh Sound Records. 
La música tiene la intención de llevarnos en un viaje. "Edu", escribe la música que nos lleva a muchos lugares. Cada composición tiene su principio, medio y final, y al final nos puede transportar a una buena distancia no sólo en una repetición circular. Sus deslumbrantes, melodías agradables y arreglos complejos con capas pueden incluso conducir a nosotros en el interior de nuestra conciencia.

Eduardo Darnauchans – Entre el Cuervo y el Angel 2012 (CD)


01-De los relojeros
02-Poco y nada
03-Un traseunte
04-Segun pasan las lagrimas
05-Amor prestado
06-La ultima orquesta de señoritas
07-Tener
08-Balada para una mujer flaca
09-El instrumento
10-Desconsolados 2
11-Balada en si bemol
12-El trigo de la luna
13-1959
14-Prosa
15-Flash
16-Mariposa
17-Dylanian
18-Tratamundos
19-Nena
20-Final.
Recital del 18 de octubre de 1989 en el Teatro del Notariado

Marcelo Rodríguez, realiza un trabajo minucioso, exhaustivo, basado en un cuerpo de entrevistas a Darnauchans (la génesis de este proyecto contó con su aprobación y colaboración), sumado a una profunda investigación, avalada por decenas de encuentros con personas del círculo íntimo del artista y muchos de sus colegas músicos, amen del repaso total de su magnífica obra en una completa discografía.
A lo largo de sus 480 páginas y con más de un centenar de fotos, se repasan las circunstancias que permitieron forjar a uno de los músicos más singulares que ha dado el Uruguay.
El libro va acompañado por un CD inédito de un recital de Eduardo Darnauchans.

Sunday, 9 April 2017

La Trampa y E.Darnauchans - Del Sur a Sansueña (Sala Verdi 1992)


1.Viento del Sur
2.Manuel Flores
3.Las quemas
4.Nieblas y Neblinas
5.Desconsolados 2
6.De despedida.

Console Recording
Sala Verdi,16 de setiembre de 1992.

Saturday, 8 April 2017

Julio Frade ‎– Musica En Serio 1974


Tema De Jazz
Noche Y Dia
Balada Para Un Loco
Summertime
No Significa Nada Si No Tiene Swing
Potpurrit Vinicius:Manana de Carnaval/A Felicidade/Tomara
Alfonsina Y El Mar
Saudade Da Bahia
Georgia En Mi Mente.

Contrabass, Electric Bass – Neldo Castro
Drums, Percussion – Gastón Buenseñor
Piano – Julio Frade.

Recorded in Montevideo,Uruguay,in 1974.


H.Fattoruso – Maza – O.Fattoruso – Tango del Este 2011



01.Ana y Marcelo (H. Fattoruso)
02.Un samba para Tobías (D. Maza)
03.A norte de um Deus de sal (Menescal-Boscoli)
04.Boleros y candombes (H. Fattoruso)
05.Cravo e canela (Nascimento-Bastos)
06.Tango del Este (M. Guardia)
07.New candombe (D. Maza)
08.Desde casa (H. Fattoruso)
09.Baile de los morenos (Imperio-Gavioli-Yorio)
10.La zapada (O. Fattoruso-Maza).

Hugo Fattoruso: piano, silbido, voz
Daniel Maza: bajo, voz
Osvaldo Fattoruso: bateria, percusion.

Manolo Guardia ‎– Bijou 1970


A1.Tu Y La FLor
A2.Cae La Lluvia Sobre Mi Cabeza
A3.Siempre Pienso En Ti
A4.Los Molinos De Tu Pensamiento
A5.Dame Tu Amor
A6.Tema De Amor De Romeo Y Julieta
B1.Bijou
B2.Pais Tropical
B3.Sa Marina
B4.Nuevos Y Viejos Recuerdos
B5.Lunes, Lunes
B6.Aires Barrocos Y Romanticos.

Manuel Guardia Fianchini nació el 8 de enero de 1938 fue un pianista, compositor y humorista uruguayo. Profesionalmente comenzó muy joven tocando con César Zagnoli, de mucha actividad en el circuito tanguero. Enseguida comienza a ser cautivado por el mundo del jazz, sumándose a los AllStars del Hot Club de Montevideo. A comienzos de la década del 60, bajo influencia del reciente “Club de la Guardia Nueva” forma el “Quinteto de la Guardia Nueva”, rescatando un repertorio tanguero con influencias de Piazolla y Salgán. Este conjunto fue integrado por: Federico García Vigil en bajo, Ariel Martínez, bandoneón, Federico Britos, violín, y EdunioGelpi en guitarra quien más tarde sería sustituido por Eduardo Mateo
En ese mismo momento, crea junto a George Roos (tío de Jaime Roos), lo que hoy conocemos como Candombes de Vanguardia, transformándose en una experiencia renovadora que fusionaba el mundo del jazz, la música popular y la rítmica del candombe. Crearon canciones que suenan en los repertorios de varios artistas, como Yacumensa, Palo y tamboril o Chicalanga.
En 1969 forma Camerata de Tango, conjunto de tango de cámara, “sin bandoneón pero con polenta, cuando había que canyenguear lo hacíamos” nos decía Manolo en una entrevista. Los integrantes fueron, Carlos Vinitzki, Nelson Gobea y Juan José Rodríguez, viola, Moisés Lasca, violonchelo, Vinicio Ascone, contrabajo, Federico García Vigil y Guardia en piano, arreglos y dirección. Con este conjunto realizó varias grabaciones que se editaron en Argentina, Brasil y Japón, al igual que diversas giras por Latinoamérica. El repertorio de la agrupación que en algún momento también fue llamadaCamerata Punta del Este, incluía además estándares del jazz, piezas barrocas, bossa nova y candombe.
El vínculo con la izquierda y la militancia política de sus integrantes, les valió la represión y detención luego del golpe de estado, donde estuvieron varios días secuestrados y bajo tortura. Luego de ser liberados emprenden el camino del exilio. Manolo Guardia recala en Venezuela y el resto de Camerata en Méjico.
A la vuelta del exilio, arma elCafé Concert Preludio junto a Jorge “Cuque”Sclavo y Eduardo Useta.
Entre 1984 y 1987 compuso varias obras sinfónicas que estrenó la Filarmónica de Montevideo como Cuatro piezas en forme de tango (1985), Sintonía del Medio Mundo (1993), Cameratango (1994), Sweet Tom Suite (1995).
En 1997 un accidente quirúrgico lo dejó parapléjico, y sólo luego de grandes esfuerzos y varios años de terapia, recuperó parcialmente el uso de su mano derecha. Utilizando un teclado y un secuenciador y luego de más de un año de trabajo en 2006 hizo público el CD Tangos para la mano derecha.2

Discografía:

Candombe (1965, Fermata)
Candombe! (1965, Chic)
Chau Che (1969, De la Planta-Sondor, conCamerata de tango)
Camerata Café Concert – Volumen 1 –(1972, De la Planta / Sondor, conCamerata de tango)
Tangueses(1974,RCA Victor, conCamerata de tango)
Camerata Café Concert – Volumen 2 (1975, RCA Victor, conCamerata de tango)
Bijou (1970, Sondor)
Tangos para la mano derecha (2006, Ayuí).


Friday, 7 April 2017

E.Larbanois & M.Carrero - En los 2 Amigos Sydney - Australia 5/12/87



Parte 1:
01.Milongón de los papeleros
02.Mi ciudad
03.Canción del tengo - no tengo
04.Flor de mayo (no se si este es el nombre, en todo caso es un tema del disco "Cuando me pongo a cantar"
05.Yaguatirica
06 - ...?
07.Ayer crucé la frontera
08.La comparsa
09 - ...?

Parte 2:
01.Canción en dolor mayor
02.Mi pecho tiene un rincón
03.Muchacha campesina
04.De lavandera a laguna
05 - ...?

Parte 3:
01.Tanta vida en cuatro versos
02.Comparsa silenciosa
03.Vieja viola
04.Ay, quién pudiera
05.Por todo Chile
06.La parva indestructible
07.Zumba que zumba
08.Ocho letras
09.La rosa de Hiroshima
10.El hombre digo.

Recording : Luis "ElMago"
Mix: "ElMago"
Multitracker - Fostex
M N - 50 Mixer/Compressor – Fostex.

Eduardo Useta - Dedos 40 Anos Despues 2010


01.Dedos (Recordando a Tótem 40 Años Después)
02.Amazonas
03.Alborada
04.Ninette
05.Confusión
06.La Previa (Blues)
07.Divina
08.Trayendo Amor
09.Mi Negra y Mi Tambor
10.Canción de Amor (Para un Niño).

Radio El Espectador

Maranata – Maranata 1978 (Reedicion 2005)


01.Tema Sobre Campo
02.Le Lis
03.If You Leave Me Now
04.Primal Scream
05.Son for Father
06.Bahia
07.Eloisa
08.El Ladron
09.Angeles de Charlie
10.Carly Carola
11.Maranata.

Accordion – Luis Di Matteo
Cello – German Prentky,Victor Adiego
Drums – Santiago Ameijenda
Guitar, Bass – Aldo De Ferrari,Roberto Giordano (2)
Keyboards – Jose Luis Mussetti,Julio Cesar Olivera
Percussion – Ruben Montaldo,Santiago Ameijenda
Saxophone [Tenor], Flute – Carlos Sastre
Trombone, Cor Anglais – Alexis Buenseñor
Trumpet – Eduardo Martiarena
Viola – Francisco Schlotthauer.

Reedición de Maranata, el único álbum grabado por esta banda uruguaya,fueron formados por Roberto Giordano, bajista de Totem e incluye a otro miembro de esta legendaria banda, Santiago Ameijenda a la batería,entre otros reconocidos músicos.,con la primera intención de ganar algo de dinero extra, tocando éxitos o clásicos de la época, mezclados con canciones propias, en bodas o fiestas privadas y programas de televisión .
El disco fue grabado específicamente para ser vendido en esos eventos.
Músicamente,hay ecos de Cal Tjader,Deodato,Henri Mancini,Billy Cobham ... pero con un Candombe Beat:totalmente rítmico y contagioso.

Totem - Totem 1971 - Descarga 1972 (Reeedicion 1995)


01.Dedos
02.Chevere
03.De este cielo santo
04.Días de esos
05.Todos
06.Biafra
07.El tábano
08.Mañana
09.No me molestes
10.La lluvia cae para todos igual
11.Heloisa
12.Orejas
13.Manos
14.Pacífico
15.Todo mal
16.Negro
17.Mi alcoba
18.Descarga.

Thursday, 6 April 2017

Luis Di Matteo ‎– Estudio Para Tres 1971


1.Lo Que Vendrá
2.Otoño Porteño
3.Tango De Una Triste Mañana
4.Mi Refugio
5.Estudio Para Tres
6.Montevideo En Otoño
7.Buen Amigo
8.El Irresistible.

Luis Di Matteo - Escribo Para Los Angeles 1995


1.La Casa De La Calle Minnesota
2.Suite Del Ultimo Bandoneonista
3.Escribo Para Los Angeles.

El álbum continúa los 'experimentos con cuerdas' de Di Matteo. Aquí, el artista presenta composiciones para bandoneón y quinteto de cuerdas, grabadas con solistas de las orquestas sinfónicas de Montevideo.

Escribo Para Los Angeles son Composiciones de Luis di Matteo para Bandoneón y quinteto de cuerdas, grabadas con solistas de las orquestas sinfónicas de Montevideo.
La Casa de la Calle Minnesota - La Casa en la calle Minnesota
"Escribí esta suite como un homenaje a la casa de Montevideo donde mi esposa, mis hijos y yo residimos. La obra consta de varias partes mutuamente independientes y se basa en ritmos de tango, milonga y candombe, que forman las raíces de mi trabajo como compositor. En esta y varias de mis otras composiciones, sin embargo, las medidas en el octavo y el octavo octavo tiempo aparecen cuando se reclama por la idea musical subyacente. Ninguna de mis composiciones sigue un estilo establecido. Si una obra suena como el tango, por ejemplo, es porque el tango es parte de mi pasado. Mis inicios estaban en el tango, la milonga y el candombe, y luego vino la música.

Llamo a esta y otras composiciones de mis suites sólo para darle un nombre al niño. Básicamente no es mi intención escribir música "clásica". No me gusta el formalismo y las reglas a las que uno tiene que someterse como estudiante de música; Prefiero mucho componer libremente. Este es el único medio por el cual la expresión humana puede evolucionar; De lo contrario se está componiendo para los musicólogos. ' La Casa de la Calle Minnesota ' tiene cierta similitud con composiciones anteriores como ' Del Nuevo Ciclo ', ' Sobre la Cumbre ', ' Imagen 32 '. Pero aquí he conseguido una musicalidad y diversidad de timbre nunca alcanzado en mi trabajo. ' La Casa de la Calle de Minnesota fue compuesta en 1993 y está dedicado a mi esposa Quela, mi hijo Leonardo y mi hija Katya.” Luis Di Matteo
" Suite del Ultimo Bandoneonista " es el título de la última producción de Luis di Matteo para bandoneón y quinteto de cuerda (JARO 4198-2). Luis di Matteo de Montevideo es, de hecho, uno de los últimos grandes virtuosos del bandoneón sudamericano de su generación y el que ha desarrollado la música bandoneónica más avanzada en la dirección de la música clásica, especialmente la música de cámara. Desde sus primeras obras, su obra exhibe una impresionante independencia, expresada tanto en sus composiciones como en su estilo de actuación.

Añada a los pocos grandes bandoneones que siguen actuando en Buenos Aires y Montevideo a los cuatro de fama internacional que aparecen en las escenas de conciertos de Europa, y la lista es muy corta. Esta circunstancia inspiró la idea de escribir una obra para honrar al último bandoneonista, el resultado de una constante y aún progresiva Tango Agonie. El trabajo comienza con un triste movimiento en D menor, como un signo de interrogación contra el fondo de un ritmo de tango jugado por la mano izquierda. La idea evoluciona en varios patrones de tono y timbres a un punto de belleza melancólica, el ritmo aumentando gradualmente hasta el pico del motivo de tango en la barra 57 con un paso dramático de bandoneón soportado por las cuerdas. En el bar 77 el bandoneón lleva un ritmo de candombe que dura ocho medidas; Luego el violonchelo y el contrabajo y finalmente el resto de las cuerdas se unen. La instrumentación se vuelve cada vez más densa y compacta, alternando con pasajes de bandoneón solo inesperadamente rompiéndose dos veces.

Comenzando en la barra 174, las cuerdas juegan 38 medidas solo; Este breve pasaje en tres cuartos de tiempo da a la suite una coloración verdaderamente clásica. En el bar 213 el bandoneón, de nuevo solo, emite un ritmo de tango amenazante que se vuelve cada vez más apasionado cuando todas las cuerdas participan. Poco tiempo después vuelve el estado de ánimo alegre del octavo octavo, un metro en el que la obra alcanza algunos de sus ejemplos más fuertes de poder y virtuosismo. Más tarde, el bandoneón introduce un contraataque, creando un animado pasaje rítmico que conduce al patrón milonga / candombe del movimiento final. La conclusión es melodiosa con una estructura densa y colorida.
Cuando se escucha esta suite la mente se dirige inmediatamente a los grandes bandoneones que aparecieron en las famosas " Orquestas Tipicas " de los años cuarenta. La " Suite del Ultimo Bandoneonista " fue escrita en Montevideo en 1991.